El artista italiano Maurizio Cattelan presentó su nueva obra de arte el pasado miércoles en Perrotin, una galería de arte contemporáneo fundada en París, que simplemente consistió en una banana pegada con cinta adhesiva a la pared. Lo que nunca nadie imaginó es que luego se vendería por 120.000 dólares y no solo una, sino dos de las tres ediciones que se pusieron a la venta a través de Art Basel Miami Beach.

Según declaró Emmanuel Perrtin, fundador de la galería, a CNN, los plátanos son “un símbolo del comercio mundial, un doble sentido, así como un dispositivo clásico para el humor”, y agregó que el artista convierte los objetos mundanos en “vehículos tanto de deleite como de crítica”.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Sarah Cascone (@sarahecascone) el

 

Lo más extraño de todo es que la obra, llamada "Comediante", en determinado momento inevitablemente se comenzará a descomponer, aunque no hay instrucciones claras para los potenciales compradores en el caso de que esto suceda.

Cattelan tuvo la idea de la banana por primera vez hace un año. “En aquel entonces, Cattelan estaba pensando en una escultura con forma de banan. Cada vez que viajaba, traía un banano con él y lo colgaba en su habitación de hotel para encontrar inspiración. Hizo varios modelos: primero en resina, luego en bronce y en bronce pintado -antes- finalmente volviendo a la idea inicial de un verdadero banano”.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Perrotin Gallery (@galerieperrotin) el

 

Esta no es la primera vez que el artista italiano sorprende con una de sus obras. Anteriormente supo darle vida a un inodoro de oro de 18 quilates valorado en alrededor de 6.000.000 de dólares. El mismo fue noticia en septiembre luego de que lo robaran del Palacio Bleinheim en Inglaterra tras ser arrancado de la pared.

.