Una enfermera rusa de 20 años que trabaja en un hospital en Tula, ubicado a 160 kilómetros al sur de Moscú, en Rusia, fue sancionada luego de que se difundiera una foto donde se la ve atendiendo a pacientes con coronavirus usando un traje protector transparente que dejaba al descubierto su ropa interior.

"No hay quejas, sino todo los contrario", escribió el autor de la foto que se viralizó en las redes sociales y que terminó condenando a la trabajadora sanitaria.

 

 

Y es que, cuando la imagen llegó a manos de los gerentes del hospital donde trabaja estos notificaron al Ministerio de Salud de al región y decidieron tomar acciones al respecto. "Se impuso una sanción disciplinaria a la enfermera del departamento de enfermedades infecciosas que violó los requerimientos", informaron en un comunicado.

Incluso, sus jefes del centro de salud podrían despedirla por "no cumplir con los requerimientos de vestimenta médica".

Al ser consultada, la joven, que no fue identificaba, explicó que estaba en ropa interior por sentirse "demasiado acalorada" usando el uniforme de enfermera debajo de la bata y que no se había dado cuenta que el traje era transparente.