Yudi Pineda, nacida en Ituango, Antioquia, en Colombia, pasó ocho años en un convento hasta que dejó los hábitos por amor. Con el tiempo, para ganarse la vida, decidió hacer un rotundo cambio y comenzó a trabajar como actriz erótica frente a una webcam.

Todo comenzó cuando tenía 10 años, momento en que Pineda, al ser muy católica, decidió unirse a un convento luego de ver a las monjas que frecuentemente visitaban el colegio donde estudiaba.

 

 

De todas maneras, si bien contó que fue muy feliz durante los años que estuvo allí, la joven se enamoró de un profesor que les daba catequesis y abandonó los hábitos.

 

 

A los 18 años se fue a vivir a Medellín y conoció a un hombre que creó una escuela para preparar modelos de webcams. Desde entonces, Pineda se dedica a desnudarse frente a las cámaras logrando una ganancia de 2.500 dólares trabajando unas 40 horas cada 15 días.

 

 

“Primero me sentía mal, pero la verdad, ya no. Me siento súper bien, siento mucha paz, mucha tranquilidad cuando estoy allá. Trato de entrar lo más decente que pueda y no falto los viernes al grupo de oración, los sábados de vigilia y los domingos a la misa”, contó Pineda.

 

 

 

De monja a modelo porno, la historia de Yudy Pineda

VIDEO RELACIONADO