La pieza clave de un cumpleaños es, sin lugar a duda, una torta dulce con la cantidad de velitas correspondientes para que el cumpleañero pueda compartir junto a sus invitados. Sin embargo, en Japón, al parecer se cansaron de esa antigua tradición y comenzó a surgir una nueva tendencia en este tipo de celebraciones que consiste en pedir una niku keeki, es decir, una torta de carne. La misma contiene varios pisos repletos de bifes, que además incluye velitas.

Esta nueva moda empezó en los restaurantes yakiniku, lo que se conoce como ‘parrillas’, en donde en lugar de hacer pasteles dulces ofrecen platos con carne de vaca, pollo o cerdo crudo acomodados de tal manera que parezca una torta.