Un hombre se quedó atrapado en un conducto de ventilación durante dos días cuando intentaba entrar a un restaurante chino ubicado en San Lorenzo, California, para robar el dinero de la caja registradora. Sin embargo, el local había estado cerrado durante meses.

El invasor fue descubierto el miércoles pasado por el dueño de una oficina cercana, que había escuchado los insistentes gritos en busca de ayuda.

 

 

Fue así que Igor Campos encontró al ladrón cubierto de grasa atascado en un estrecho conducto de ventilación del restaurante.

 

 

La policía y los bomberos se acercaron al lugar y debieron desarman el conducto para poder liberar al intruso, cuya identidad no se ha dado a conocer.

 

 

“Ese hombre no es Papá Noel y no tiene autorización para estar ahí”, dijo el sheriff del Condado de Alameda.