América Leal pasó un muy mal momento luego de comprar una rosquilla con dulce de leche en un supermercado de la cadena Soriana, en la Paz, México, ya que cuando llegó a su casa se dio cuenta que en su interior había un ingrediente desagradable. La mujer compartió la historia a través de una publicación en su cuenta de Facebook y rápidamente se viralizó.

"Todo marchaba bien hasta que estando en mi casa, mientras mi sobrina de un año y yo nos comíamos una de las donas que tienen cajeta -como se le llama en México al dulce de leche- en el centro, nos dimos cuenta de que en el centro de la dona, debajo de la cajeta, se encontraba un condón", escribió en la publicación.

 

 

 

 

Leal se presentó al día siguiente y fue atendida por el subgerente quien, bromeando, le dijo que "tal vez a dos trabajadores de la tienda les ganó la calentura y tuvieron sexo en el lugar donde se hacen y preparan las donas".

Como recompensa le devolvieron los 62 pesos -3,4 dólares- que había pagado por las donas y un pastel de regalo.

 

 

 

 

"¡¡¡¡¡Esto no se puede quedar así, Soriana es una cadena a nivel nacional y no voy a aceptar que se quieran limpiar las manos dándome un pastel y una tarjeta de puntos!!!!!", siguió en su relato.

Fue así que un día después se dirigió a la Procuraduría Federal del Consumidor -Profeco-, encargada de intervenir ante faltas de comercios y servicios, aunque tampoco hicieron nada para realizar una inspección del resto de las rosquillas que estaban en venta en la tienda ni investigar lo que pasó. "Me dijeron que en este caso solo me correspondía pedir la devolución de mi dinero y se acabó", concluyó.