Se trata de Peter Ellenstein, un estadounidense que donó una gran cantidad de esperma entre 1987 y 1994 para que se utilice en tratamientos de fertilización, y que ahora podría tener más de 300 hijos.

El hombre, ahora chofer de Uber, comenzó a donar esperma ya que necesitaba el dinero, y llegó a hacerlo hasta cinco veces por semana.

La mayoría de los donantes de esperma lo hacen por un corto período de tiempo que puede comprender entre uno a dos años, según informaron los bancos de esperma. Sin embargo, Ellenstein lo hizo durante siete años y con demasiada frecuencia.

El donante comenzó a conocer a sus hijos cuando uno de ellos lo contactó a través de Facebook: “Hola, Peter. Espero que estés bien. Te escribo por una circunstancia muy extraña y desde ya te pido disculpas si me he equivocado de persona…. Yo nací en 1994 en un proceso de fertilización in-vitro. Mi madre siempre quiso un niño y con esa nueva tecnología finalmente podía conseguir su sueño de convertirse en una. La razón por la que te escribo es que creo que tú puedes haber sido el donante. No sé cuál es el protocolo correcto en esta situación y todavía estoy estupefacta. Si eliges no mantener contacto y ni siquiera responderme, lo entiendo perfectamente y no tendré nada en contra tuya. Sólo quiero decirte gracias. Si quieres seguir por esta pequeña ventana, aquí estoy para seguir explorando…”, escribió Rachel, de 24 años.

 

 

Para poder contactar a Ellenstein, la joven primero se comunicó con el Donor Sibling Registry, un sitio web y una organización sin fines de lucro de Estados Unidos que presta servicios a los descendientes de donantes, donantes de esperma, donantes de óvulos y otras personas concebidas por donantes, y consiguió la información de 11 de sus “medios hermanos”.

El hombre, que hoy tiene 57 años y está divorciado, aceptó encontrarse con Rachel y sus otros 11 hijos. Al cabo de varios meses, los chicos, de entre 17 y 30 años, siguieron apareciendo de a poco y ya son 24. Hoy en día pueden decir que son una gran familia, hasta tal punto que organizan salidas al cine, a cenar, fiestas de cumpleaños y hasta incluso vacaciones.

Según se estima en base a la cantidad de donaciones que hizo durante siete años, dividido por el promedio de seis inseminaciones que en promedio son necesarias para quedar embarazada, Ellenstein podría tener hasta 364 hijos.