"No quiero ser muy directo, pero el destino de mi especie literalmente depende de tí", dice el perfil de Tinder de Sudán, un rinoceronte blanco del norte que necesita procrear de urgencia para no que su especie no desaparezca. "Me desempeño bien bajo presión. Me gusta comer pasto y tirarme en el lodo. Sin problemas. 1,80 de alto y 2.200 kilos de puro amor".  

El objetivo de los conservacionistas fue darle un poco más de fama a Sudán a través del perfil de la aplicación para teléfonos inteligentes que ayuda a encontrar pareja, y así poder recaudar suficiente dinero para tratamientos de fertilidad, que tienen un costo de 9 millones de dólares.

 

 

Teniendo en cuenta que todos los intentos para que se apareara naturalmente fracasaron, los científicos intentarán utilizar el esperma de Sudán para fertilizar un óvulo de una de las últimas dos rinocerontes blancas del norte: Satu, de 17 años, o Najin, de 27. El embrión será  implantado en una rinoceronte blanca del sur, una especie mucho más común.                

"Intentamos de todo para que se aparearan naturalmente. Hubo un par de apareamientos, pero nunca resultaron en un embarazo", dijo Elodie Sampere, la gerenta de márketing de la organización Ol Pejeta en Kenia, donde los tres rinocerontes blancos son acompañados por guardias armados las 24 horas.     

 

     

Cazadores furtivos venden los cuernos de rinocerontes blancos del norte por 50.000 dólares el kilo, lo que los hace  más valiosos que el oro o la cocaína, y sus cuidadores temen que Sudán, quien a sus 43 años es anciano para un rinoceronte, pueda morir por causas naturales o a manos de los cazadores antes de poder juntar el dinero.   

La buena noticia es que apenas horas después de crear el perfil, el cual dirige a los usuarios a la página de donaciones de OI Pejeta, el sitio colapsó por la cantidad de accesos.