Un cachorro de Pastor Alemán fue abandonado por su familia por haber nacido con una malformación. En la calle debió sobrevivir buscando sobras en la basura y comiendo lo que encontraba a su paso.

Después de haber estado vagando durante cuatro años, un miembro de la organización Secondhand Hound -‘Perros de segunda mano’-, que se encarga de recibir animales con enfermedades o necesidades especiales, lo encontró y cambió su vida por completo.

 

 

 

 

"Quasimodo tiene el síndrome de la columna rota que implica la falta de un par de vértebras, por lo que prácticamente no tiene cuello. Sin embargo, su cabeza y el resto de su cuerpo son de tamaño normal", indicaron sus rescatistas.

 

 

 

 

Después de una serie de estudios, los especialistas aseguraron que en can no siente dolor alguno y que puede moverse y correr como cualquier otro de su especie. "Puede que no sea tan bonito como otros perros, pero su corazón y alma brillan y lo hacen una de las criaturas más bellas", dijo Sara Anderson, coordinadora de Secondhand Hound.

 

 

 

 

Desde la organización dieron a conocer la historia de Quasimodo y en poco tiempo lograron conseguir más de 300.000 seguidores a través de Facebook. Si bien una gran cantidad de personas se mostraron dispuestas a adoptarlo, el perro todavía debe pasar por una operación y el correspondiente proceso de recuperación.