En un rincón de la isla japonesa de Honshu, a la que asisten cientos de turistas, se puede observar una placa ubicada sobre una tumba que cuenta una nueva versión sobre la muerte de Jesús. Al parecer, antes de ser crucificado intercambió lugares con su gemelo idéntico Isukiri. Al morir su hermano, Jesús abandonó Israel y regresó a Japón, se cambió el nombre a Daitenki Taro Jurai y se dedicó a la agricultura de arroz. También se casó con una mujer llamada Miyuko y tuvo tres hijas.

 

 

"Cuando Jesucristo tenía 21 años de edad, vino a Japón y persiguió el conocimiento de la divinidad durante 12 años. Regresó a Judea a los 33 años y se comprometió con su misión. Sin embargo, la gente en Judea no aceptó la predicación de Cristo. En cambio, lo arrestaron y trataron de crucificarlo en una cruz. Pero su hermano menor, Isukiri, tomó el lugar de Cristo y terminó su vida en la cruz. Cristo, que escapó de la crucifixión, atravesó los altibajos de los viajes y volvió a Japón. Se instaló aquí, en lo que ahora se llama aldea de Herai y murió a la edad de 106 años. En este terreno sagrado, se dedica un túmulo funerario para deificar a Cristo, y una tumba cercana para deificar a Isukiri", dice la placa.

 

 

Además, el agricultor local Sajiro Sawaguchi aseguró haber encontrado un antiguo texto escrito en hebreo por el mismísimo hijo de Dios, aunque el gobierno se lo confiscó. El hombre dice ser descendiente de Jesús y llegó a Japón cuando tenía 21 años, donde aprendió las idiomas y las costumbres antes de volver a Judea.