El documentalista Michael Moore entró hoy por la tarde a la Trump Tower de Manhattan, oficina y vivienda de Donald Trump, para "hablar" con él, y transmitió en directo su trayecto hasta los ascensores del cuarto piso donde lo interceptaron los servicios secretos.

 

 


"Señor Trump. Estoy aquí, quiero hablar con usted", escribió el polémico director en una breve nota que pudo entregar al portero del edificio, durante una protesta en la que participaron cientos de personas frente al rascacielos del empresario.
 

Moore, que participaba de una protesta de varios centenares de personas en el lugar, grabó la escena con su teléfono móvil y la transmitió en directo a través de Facebook Live. Logró acceder hasta el interior del edificio y subir por las escaleras mecánicas hasta llegar a la cuarta planta.

Fue entonces cuando agentes de los servicios secretos le frenaron el paso y le indicaron que no podía subirse al ascensor que conduce a las plantas altas del rascacielos donde Trump seguía hoy reunido con sus principales asesores, informó la agencia EFE.

En la transmisión, se escucha a Moore afirmar que el Colegio Electoral debería ser eliminado porque 240 años después de su creación "para apaciguar a los dueños de esclavos", ahora un "racista" va a ser el presidente estadounidense "sin haber obtenido la mayoría del voto popular".

"Vamos a ver qué pasa, a lo mejor me dejan subir a sus oficinas", insiste el cineasta, quien recordó que la semana pasada ya estuvo en la Trump Tower y ese día sí pudo hablar con la jefa de campaña del entonces candidato republicano, Kellyanne Conway, "y todo fue bien".