La playa de Copacabana suele ser una fiesta en el comienzo del Carnaval: el más esperado por los cariocas y también por miles de turistas que llegan a la ciudad para esa fecha. 

Pero este año, de la mano de Bolsonaro, resultó ser una tragedia, cuando policías entraron a la playa lanzando gases lacrimógenos y balas de goma. 

La represión se hizo presente sin ninguna razón y los efectivos detuvieron a varias personas, como también dispersaron a aquellas que estaban bailando y cantando en plena rúa de Copacabana. 

 

BOÇALNARO MANDA A PM ACABAR COM CARNAVAL NO RIO

 

Las razones que dio el alcalde de Río fueron que "personas atacaron con botellas y piedas a un equipo de guardias municipales", aunque no hay registro de lo sucedido. 

Lo cierto es que muchos presentes dieron testimonios terribles de madres embarazadas llorando, otra que tuvo que escapar saltando una cerca con un bebé de dos meses por los gases lacrimógenos, vidrios volando sobre niños, y todo tipo de imágenes desesperadas y desafortunadas.