La pandemia trajo imágenes impensadas como esta. Un grupo de maras, la mas sangrienta mafia latinoamericana afincada en Guatemala, confeccionó barbijos para abastecer al sistema de salud local.

Este grupo considerado como lo mas peligroso de Guatemala dedicó su tiempo de cuarentena a confeccionar estos barbijos para entregárselos a los médicos. El doctor los recibe con emoción y hasta los bendice. Otra muestra más de que el único enemigo en común es el virus.