Después de algunas idas y vueltas, Donald Trump-que puso en la mira a Irán-se reunió en Washington este miércoles con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en un encuentro que generó numerosos interrogantes a escala internacional. 

"Trump se ha moderado, pero no abandona su postura básica, que es llegar a un acuerdo final. Para ello está dispuesto a incorporar a otros actores", indica Natan Sachs, experto del Centro para Política de Oriente Medio, de The Brookings Institution; en diálogo con El País. 

Netanyahu sostiene que la relación palestino-israelí entró en punto agónico y que es necesaria la presión externa. Sobre este mismo eje, Estados Unidos inició nuevamente un acercamiento- que hasta ahora siempre fracasó- a naciones de mayoría suní como Egipto, Arabia Saudí o Jordania. 

"Es arriesgado introducir otros poderes en la disputa árabe-israelí. Esta es una cuestión suya y deben resolverla entre ellos. Otros Estados, particularmente aquellos con problemas propios, solo traerán más complicaciones", reflexiona Danielle Pletka, vicepresidenta del  American Entreprise Institute. Y agregó: "Trump es más próximo a Israel que Obama. Y posiblemente hablen del restablecimiento de la amistad y del compromiso de derribar las iniciativas anti-israelíes de Obama en la ONU". 

 

 

Jared Kushner, yerno de Trump
Jared Kushner, yerno de Trump

 

 En esta reunión resulta clave el yerno de Trump, Jared Kushner, casado con Ivanka ya que para muchos es un "valedor absoluto del Estado hebreo" y mantiene un vínculo de amistad de varios años con Netanyahu. Y se lo menciona como una figura clave para logra el anhelado "escudo anti- iraní" en una de las zonas más calientes del planeta. 

"En la reunión de hoy van a mostrar química personal, es muy importante para los dos la imagen de entendimiento”, afirmó Sachs a El País.