Un hombre que sacó un arma y mató a diez personas esta herido y detenido, según informó el departamento de policía local que no quiso brindar más información sobre el hecho producido en el supermercado King Soopers de Boulder, en Colorado.

“Hay varias personas muertas en este incidente. Y lamento informar que uno de ellos era un agente de la policía de Boulder”, dijo el comandante de la policía Kerry Yamaguchi, sin confirmar el posible móvil del agresor.

 

 

Un testigo contó que se estaba yendo del supermercado cuando el tirador abrió fuego: “No dijo nada. Sólo entró y comenzó a disparar. Realizó un par de disparos, luego se quedó en silencio, luego disparó un par más. No estaba disparando ráfagas”.

Raudamente llegó la policía y a través de un altavoz le dijeron que el edificio estaba rodeado, exigiendo al tirador que saliera desarmado y con las manos en alto.

Este no es un hecho aislado y se suma a lo que días atrás sucedió en un ataque masivo a varios salones de masaje asiáticos en el estado de Georgia donde murieron ocho personas.

Y en Colorado se registra uno de los tiroteos masivos más graves de la historia de Estados Unidos ocurrido en la escuela secundaria de Columbine, donde dos adolescentes mataron a 12 compañeros y un profesor, y se suicidaron, en 1999.