Los "chalecos amarillos" comenzaron a manifestarse este sábado en Francia, en una nueva jornada de protestas contra el gobierno de Emmanuel Macron. Hay más de 300 detenidos en París, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad para evitar nuevos estallidos de violencia.

Unas 343 personas fueron detenidas a primera hora de la mañana. Las autoridades controlan las estaciones de ferrocarril y los puntos estratégicos de la capital donde se congregan manifestantes con el chaleco fluorescente que simboliza a este movimiento popular.

Cerca de 90.000 policías están desplegados en todo el territorio. Por primera vez en más de una década salieron a las calles vehículos blindados de la gendarmería.

Todo el oeste de París, donde se encuentra el Palacio del Elíseo (sede de la presidencia) y la mayoría de ministerios, estaba cubierto de azul, el color de los furgones de la policía. Las patrullas bloqueaban el acceso a las principales plazas de la capital, incluida la de la Concordia, uno de los extremos de la avenida de los Campos Elíseos que va hasta el Arco del Triunfo.

 

Sergio Rodrigo on Twitter

 

Ema Emanuel on Twitter