Hillary Clinton obtuvo más votos que Donald Trump en las pasadas elecciones presidenciales del 8 de noviembre, sin embargo- dado el sistema electoral de Estados Unidos- el republicano fue electo por el sistema de votación y medición en cada Estado que ahora debe ser aprobado en el Colegio Electoral. 

De esta manera los ciudadanos de Estados Unidos emiten sus votos para los electores que quedan comprometidos a votar en consecuencia con la decisión popular aunque las disidencias son posibles. Tal es el caso de al menos seis compromisarios que señalaron que no tienen  intención de votar por Donald Trump y sí lo harían por Hillary Clinton, según informó 'Daily News'.

 

 

Además de realizarse varias campañas en las que se juntaron miles de firmas para que los electores cambien su voto a favor de Hillary, también se solicitó que sean auditados algunos Estados dada la escasa diferencia de votos entre ambos candidatos. 

"Los Padres Fundadores crearon el Colegio Electoral como la última línea de defensa y creo que debemos hacer todo lo posible para garantizar que tenemos un candidato republicano razonable que comparta nuestros valores americanos", indicó el compromisario Michael Baca.

Los compromisarios están sometidos a una fuerte presión política por parte de los simpatizantes de Clinton que todavía contemplan la esperanza de un cambio radical y de que su candidata pueda llegar al poder en la próxima votación del 19 de diciembre. 

Actualmente, Donald Trump cuenta con 290 votos electorales, mientras que Clinton tiene 232. Los resultados en Michigan, un estado que supone 16 votos electorales, siguen muy igualados y son el bastión para el pedido de auditorias. Aunque la demócrata  todavía necesitaría que al menos 22 compromisarios ignorasen el voto popular de sus estados y la eligieran en lugar del republicano.