En California, en las últimas horas el calor alcanzó casi 30 grados y la gente salió para ocupar las platas y refrescarse, a pesar de las órdenes de mantener el distanciamiento social para frenar el avance de coronavirus en Estados Unidos, donde ya hubo más de 50 mil muertes.

Específicamente, acudieron a las playas del Condado de Orange, al sureste de California, que se encuentran abiertas por decisión de las autoridades locales.

Las personas que acudieron a la playa no sólo rompieron la cuarentena, sino que también incumplieron con las medidas sanitarias: no portaron mascarillas ni respetaron la distancia de seguridad en la playa. Las fotos los muestran cerca, juntos, con poca ropa para tomar sol y broncearse, o con trajes de neoprene para surfear.

Peligro y descontrol: miles de personas en las playas de California

Los ciudadanos de California llevan en cuarentena desde el 19 de marzo, día en que el ejecutivo estatal emitió la orden de permanecer en casa.

Sin embargo, las altas temperaturas de este fin de semana, llevaron a algunos a quebrantar el aislamiento para refrescarse en el mar, jugar en la orilla, e incluso, tumbarse en la arena durante horas.

Ya el gobernador Gavin Newsom había vaticinado lo que ocurriría este fin de semana si se cumplía la previsión de altas temperaturas. Y por eso, a través de redes sociales, suplicó a los californianos que no quebrantaran la cuarentena, ya que sólo así podrían vencer al COVID-19.

“Este fin de semana, va a estar agradable ahí afuera. Puede que te sientas encerrado. Listo para que la vida vuelva a ser “normal”. Pero no pudo enfatizar esto lo suficiente: California solo puede seguir aplanando la curva si nos quedamos en casa y practicamos el distanciamiento. Tienen el poder de salvar vidas. Literalmente.”, escribió este sábado a través de Twitter.