El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, informó a los ciudadanos el pasado domingo que enviará una carta al papa Francisco con ánimos de hallar un punto de encuentro con el arco opositor que busca su salida del poder. 

Maduro aspira a que la intervención de la Santa Sede sirva para reducir la violencia y la utilización de niños, niñas y adolescentes en actos vandálicos.

 

"Le estaré enviando una carta al papa Francisco para que el Vaticano y el papa Francisco nos ayude y sirva de intermediario con la oposición venezolana para que dejen de usar niños para las manifestaciones violentas. Para que nos ayude para que la oposición cese en su violencia y deje de buscar niños para incorporarlo en actos violentos", destacó el jefe de Estado.

El anuncio tuvo lugar en un acto en el que integrantes del Movimiento Somos Venezuela, conformado por brigadas de voluntarios, juraron para impulsar y fortalecer las misiones y grandes misiones sociales de ese país.

 

 

"No hay ni una reflexión ni un arrepentimiento, uno ve declarando a los jefes de la oposición y lo hacen con desprecio. Venezuela, patria joven, ustedes tienen que luchar esto en la calle. Por eso le estoy pidiendo al papa Francisco para que la oposición venezolana deje de usar niños en actos violentos", explicó Maduro.

En mayo de este año, el Papa ya se había referido a la falta de diálogo por parte de la oposición a la que calificó de "dividida" y había llamado a encontrar una respuesta ante la violencia de forma consensuada y democrática.