Río de Janeiro es sinónimo de carnaval, pero también de una temida y generalizada violencia que hizo que Michel Temer decidiera decretar la intervención militar de la ciudad, según lo adelantó el presidente del Senado, Eunício Oliveira, a medios locales.

El decreto, que según el portal G1 se publicará en las próximas horas, implica que las Fuerzas Armadas asumirán la responsabilidad del comando de la Policía Civil y Militar en el Estado de Río.

La medida debe aun ser aprobada por el Congreso, pero ya generó una ola de críticas y preguntas por la imposibilidad por parte del Estado de ofrecer seguridad sin la necesidad del Ejército. 

 

El propio gobernador de Río, Luiz Fernando Pezao, reconoció esta semana que no estaban preparados para garantizar las seguridad durante el carnaval, mientras que el alcalde, el evangélico Marcelo Crivella, está en el ojo del huracán porque se encuentra fuera del país en el medio de la crisis. 

Según el portal de noticias de Globo, Temer tomó la decisión durante una reunión de emergencia celebrada anoche en el Palacio Presidencial y cuenta con el respaldo del gobernador de Río.

El general Walter Souza Braga Neto, del Comando Militar del Este, será el interventor y el Congreso puede ser convocado en un plazo máximo de diez días tras la publicación del decreto.

(Efe)