La propuesta de Morena, el partido del presidente mexicano electo Andrés Manuel López Obrador, es un proyecto de ley que regula la producción, la venta y el consumo de cannabis, con fines recreativos y también medicinales, con respecto a los productos derivados de la planta. 

Al tratarse de la fuerza mayoritaria en el Congreso, el espacio político oficialsita no debería tener demasiados problemas para aprobarla, por lo que se estima que los legisladores tendrán la ley lista, debatida y aprobada para mediados de 2019.

Este jueves en el Senado, la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero explicó que la iniciativa de Ley General para la Regulación y Control de Cannabis busca contrarrestar la fallida política de violencia policial aplicada en la última década contra los cárteles de la droga, con cifras espeluznantes: "240 mil muertos, 40 mil desaparecidos en 10 años y miles de niños y mujeres amenazados por el crimen organizado", de acuerdo a Sánchez Cordero. Así resumió la senadora el resultado de lo que se definió como "la guerra contra el narcotráfico".

"Desde el punto de vista de sus efectos negativos, no existe algún motivo por el cual el cannabis no sea legal, mientras que el alcohol y el tabaco lo sean", aclara el texto de la iniciativa oficialista..

De acuerdo al proyecto, el Estado tendrá la capacidad de acompañar el mercado con información, estándares mínimos, monitoreo, verificación y evaluación. 

En lo que sería un gran paso para despenalizar y terminar con la persecución de consumidores -como si fueran dealers- la futura ley establece que "toda persona tiene derecho a portar hasta 30 gramos de cannabis", mientras que el que necesite transportar más de esa cantidad deberá portar un permiso del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis.

Además la norma también incluye el derecho al autocultivo, algo fundamental para aquellas personas que necesitan tener plantas en sus casas para producir aceites y derivados que mejoran la calidad de vida y aportan a numerosos tratamientos médicos. El texto prevé la posibildiad de sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar y transformar hasta veinte plantas de cannabis en floración destinadas para consumo personal en propiedad privada, con un tope de 480 gramos por año y el registro correspondiente en un padrón anónimo.

Tal y como sucede en Uruguay, la ley también establece la posibilidad de crear "cooperativas de cannabis", de hasta 150 integrantes, quienes deberán portar una licencia de autorización y cumplir con los requisitos de verificación.

Como si fuera poco, se abrirían las puertas al otorgamiento por parte del Estado de una licencia para la comercialización con fines Farmacéutico, terapéutico, paliativo o herbolario, para su 'uso adulto' e industrial.

Según el Reporte Mundial de Drogas 2018 de la ONU, México es el mayor productor de marihuana a nivel global, con 6.574.104 toneladas en 2016. Le sigue EE.UU., con 5.346.721 toneladas, y Marruecos, con 35.652 toneladas para el mismo año.

 

Foto: Jorge Duenes (Reuters)