La ola de violencia vuelve otra vez a la bella ciudad de Río de Janeiro, pero este año con una nueva fuerza que marca más de 20 tiroteos diarios y al menos 150 muertos en lo que va del año. 

Recientemente, Brasil y el mundo se vieron conmovidos por cómo un bandido ingresó a un colegio público de Sao Cristovao, en el norte de Río, generando momentos de pánico y tensión. Un delincuente armado ingresó en las instalaciones y los alumnos tuvieron que salir de sus clases y refugiarse en un corredor.

 

Por otro lado, el batallón de operaciones especiales (BOPE) tuvo que liberar a seis miembros de una familia que fueron tomados como rehenes por un ladrón que entró en su casa armado, en la zona norte de Río, huyendo de la Policía.

La presencia de unos 10.000 efectivos del Ejército, que llegaron a Río el año pasado y que se quedarán hasta finales de 2018, no se ha traducido en una caída de la violencia de cara al comienzo del mayor carnaval del mundo. 

 

 

Según Fuego Cruzado, una aplicación que ofrece un mapa de los enfrentamientos en Río y su zona metropolitana, en enero se registraron 688 tiroteos, lo que arroja una media de 22 por día, la cifra más alta desde que este sistema comenzó a funcionar, en julio de 2016, y casi el doble de los registrados durante el mismo mes del año anterior.

“Onde tem tiroteio” (¿Dónde hay tiroteo?) es otra aplicación para celular para saber, con precisión, en qué lugar de la ciudad se escuchan disparos o hay enfrentamientos y evitar la zona.