En el año 2009 la Argentina de Cristina Fernández presentó un reclamo en la Organización de las Naciones Unidas sobre los límites de su plataforma marítima. Finalmente en el día de ayer se conoció que la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLPC) de la ONU reconoció de forma unánime el planteo argentino.

 

 

La primera respuesta de los kelpers fue utilizar, otra vez, el argumento de la autodeterminación - aunque  es más que discutible al no tratarse de un pueblo autóctono- y mencionando a la ONU destacaron: "Es el derecho de poder decidir libremente tu status político, social, cultural y económico". Los habitantes de la islas que están en la plataforma continental argentina, incluso antes de esta extensión, señalan tener el "derecho a ser británicos". 

 

 

Además criticaron el cambio de posición de la comisión de la ONU y destacaron que "ellos están bien. Argentina está desesperada". Por otro lado, desde la administración de las islas se enfrentaron al diario The Guardian que señaló que "Las Islas Malvinas se encuentran en aguas argentinas", a lo que respondieron: "Para los argentinos y nuestros amigos de The Guardian: Las Falklands fueron Falklands antes de que Argentina sea un país". Aunque obviaron mencionar que la ocupación británica oficial y reconocida (por ellos) de las Malvinas data de 1833 y la independencia argentina es de 1816.