Cerca de 700 gatos fueron rescatados en la ciudad de Linfen, en el norte de China, donde iban a ser vendidos a restaurantes para ser servidos como comida. 

Una mujer llamada Li fue quien hizo el descubrimiento. Encontró a los gatos en la parte de atrás de un hotel gracias a un aviso de los empleados del lugar. Fue ella quien grabó las imágenes donde se ve a los felinos quejándose de dolor en el interior de una docena de jaulas oxidadas en las que permanecían hacinados.

 

Nomaly on Twitter

 

El grupo local protector de animales Linfen Small Animal Rescue dio aviso a las autoridades y luego de la intervención de la policía informaron que los gatos habían sido rescatados y estaban siendo atendidos por sus voluntarios..