Larry Nassar, exmédico estrella de la gimnasia estadounidense, logró durante tres décadas manipular a atletas, padres y entrenadores para agredir sexualmente a menores, pero finalmente la justicia decidió ponerle fin a sus abusos. 

Nassar, de 54 años, fue condenado este miércoles por el tribunal de Lansing- en Michigan, Estados Unidos- a una pena de entre 40 y 175 años. 

Los desgarradores testimonios escritos y orales de cerca de 156 víctimas, desde mujeres anónimas a estrellas mundiales de la gimnasia, pintaron el retrato de un depredador sexual y manipulador que se escondía detrás de la imagen de un osteópata respetado.

Casado y padre de tres hijos, Larry Nassar llegó al equipo médico de la USA Gymnastics (USAG) en 1986 antes de convertirse en su coordinador 10 años después, hasta 2015. Nassar trabajó entre 1997 y 2016 como médico de la Universidad de Michigan (MSU), donde también cometió agresiones sexuales. 

"Tenía la costumbre de meter sus dedos dentro de mí", confesó a la cadena CBS Jamie Dantzscher, quien afirmó haber sufrido abusos sexuales de los 13 a los 18 años. A la sentencia por abusos y vejaciones contra Nassar se suma a otra de 60 años por posesión de pornografía infantil.

 

 

 

Un juicio emblemático

"Acabo de firmar tu sentencia de muerte", le dijo Rosemarie Aquilina a Nassar al condenarlo a un mínimo de 40 y a un máximo de 175 años en prisión por siete cargos de conducta sexual criminal en primer grado y por posesión de pornografía infantil.

Aquilina que tiene experiencia militar se mostró en plena empatía con las víctimas. Aquilina escuchó con atención a las 156 víctimas que hicieron su descargo cara a cara con Larry Nassar. Su rechazo contra el ex doctor del equipo olímpico de gimnasia de los Estados Unidos era evidente cada vez que finalizaban los testimonios de las jóvenes abusadas. "Ustedes no son víctimas, son hermanas sobrevivientes guerreras", les repitió una y otra vez.

 

"Es mi honor y privilegio sentenciarlo porque no merece caminar fuera de una prisión jamás", dijo Rosemarie Aquilina al enviar a Larry Nassar a prisión y no ocultó su desprecio hacia el hombre.