Según las autoridades, la mezquita fue atacada por cuatro terroristas que aprovecharon un momento con gran concentración de fieles para atentar en la capital de Afganistán, Kabul.

"Dos 'inghimasi' del ISIS llevan a cabo un ataque contra una husseiniya (lugar de culto shiíta) en el sector de Jair Jana, en la ciudad de afgana de Kabul", afirmó Amaq, el órgano de propaganda de la banda terrorista, empleando el término 'inghimasi' para aquellos que, además de armas, no dudan en inmolarse. 

Los otros dos terroristas fueron abatidos por la policía local. El  oficial Mohammed Sadique Muradi destacó que los heridos fueron evacuados y que no se sabe aún el saldo exacto de muertos, aunque se cree que son más de 20.  

 

 

 

Las fuerzas de seguridad afganas se desplegaron rápidamente en el barrio del norte de la ciudad donde se registró el ataque durante la oración matinal. 

Las mezquitas shiítas del país fueron objeto de varios ataques en las últimas semanas.  El ISIS reivindicó el atentado y prometió más baños de sangre contra la minoría shiíta afgana, a quienes los sunnitas consideran infieles.