"Podemos confirmar la muerte de 27 personas en los distritos de Coimbra, Castelo Branco, Viseu y Guarda", situados en el centro y norte de Portugal, declaró en una conferencia de prensa la portavoz de Defensa Civil, Patricia Gaspar que subrayó que estos incendios- unos 440 focos- son los peores del año, hasta el momento. 

 

Por su parte, el primer ministro de Portugal,  Antonio Costa, declaró el "estado de catástrofe" en el país. Las llamas fueron atizadas por por ráfagas de viento de hasta 90 kilómetros por hora originadas en el huracán Ophelia, que avanzaba por el norte de la costa española hacia Irlanda .

 

 

Mientras que España, la región de Galicia también registró diferentes focos de incendio. El presidente del gobierno regional, Alberto Núñez Feijóo, informó que había quince focos de fuego activos en esa región del noroeste de España y que "la situación es crítica" con zonas urbanas amenazadas. La Xunta ha declarado tres días de luto por la catástrofe que se llevó la vida de varios ancianos, uno de ellos mientras colaboraba para apagar las llamas.  Esperan lluvias en la zona que alivien la dramática situación.