En medio de la persecución judicial y de la gira proselitista de cara a las elecciones presidenciales de octubre, la caravana que acompaña al expresidente más popular de Brasil y actual candidato, Luiz Inácio Lula da Silva, fue atacada a balazos y piedrazos este martes.

"La caravana del expresidente Lula en el sur del país acaba de ser alcanzada por al menos tres tiros mientras viajaba sin escolta policial entre las ciudades Quedas do Iguazú y Laranjeiras do Sul (en el estado Paraná); dos buses fueron alcanzados, nadie resultó herido", informó la cuenta oficial de Twitter del exjefe del Estado.

Según el diario Folha de Sao Paulo, uno de los micros, que era el último de la caravana y estaba ocupado por periodistas, recibió dos disparos en la carrocería y otro en un vidrio; mientras que otro ómnibus que transportaba invitados sufrió un balazo en un costado. Además, el neumático de uno de los micros fue cortado por ganchos de metal puntiagudos lanzados a la ruta.

La noticia fue replicada en la misma red social por el dirigente y senador Lindbergh Farías, quien, igual que Lula, la acompañó con una fotografía que muestra un orificio en la chapa de un lado de uno de los vehículos, debajo de las ventanillas.

No es el primer ataque que recibe la caravana de Lula, ya que el domingo pasado, manifestantes opositores al candidato por el Partido de los Trabajadores, arrojaron huevos y piedras a los colectivos y rompieron una ventana del vehículo en el que viajaba el exmandatario.