El hecho registrado en cámara ocurrió en una joyería de Valença, en el estado de Río de Janeiro, cuando este delincuente se vio sorprendido por la policía. 

Por eso tomó como rehén a una anciana de 83 años que pasaba caminando para intentar huir, pero un policía lo siguió de cerca. 

Cuando tuvo una oportunidad el efectivo de la Policía Militar de Brasil le disparó en varias oportunidades y lo mató. 

Pero llamó la atención la reacción de la gente, que como en épocas medievales, salió a victorear la muerte del ladrón por la calle. 

Claro, el efecto Bolsonaro cambió la mentalidad de muchas personas. Fue él mismo, el recientemente electo presidente de Brasil, quien festejó la actitud del policía por las redes sociales y dijo que lo condecoraría. 

 

Jair M. Bolsonaro on Twitter

 

El hijo de Bolsonaro también festejó