Los ejemplares de un cómic de Marvel que muestra a dos superhéroes besándose se agotaron rápidamente este viernes de los estantes de la Bienal del Libro de Río de Janeiro, después que el alcalde ordenara retirarlo por considerarlo "inapropiado" para niños.

El intendente de Río de Janeiro, el pastor evangelista Marcelo Crivela, admitió que, "para defender a la familia", mandó a fiscalizar la feria del libro de su ciudad para que el público no pudiera acceder a una historieta en la que había un dibujo con dos hombres besándose.

 

Marcelo Crivella on Twitter

 

El caso levantó denuncias de censura por parte de la asociación de editores y hasta motivó las intervención de Marco Aurelio Mello, un juez de la Corte que aseguró que no hay delito alguno en la publicación.

Fiscales de la Municipalidad de Río de Janeiro fueron enviados por Crivella a verificar el contenido de las historietas, lo cual provocó un escándalo a nivel nacional y abrió el debate sobre la censura.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, retiró esta semana de las escuelas públicas un libro de texto para el octavo año del nivel primario de enseñanza, donde se habla de género, algo que según el político que se autodenomina liberal "era inaceptable".