Una gran emoción giró en torno a la noticia: que después de 579 días detenido, Lula Da Silva podría salir en libertad. 

Por eso explotaron las redes, pero también lo hizo la gente desde sus casas, con cacerolazos, música, bocinazos, y todo tipo de expresiones.