Mientras continúa la conmoción por el ataque terrorista de un "lobo solitario", que reivindicó a ISIS, en Manhattan y que se llevó la vida de cinco argentinos; el presidente de Estados Unidos evalúa qué hacer con el atacante identificado como Sayfullo Habibullaevic Saipov. 

El hombre, que fue apresado luego de ser herido en el estómago cuando intentaba escapar tras embestir a numerosas personas, se encuentra internado y con una fuerte custodia aunque aseguró que "está orgulloso" de lo que hizo. 

 

Trump, afirmó hoy que evaluará el envío del inmigrante uzbeko que cometió el atentado a la cárcel militar de Guantánamo. Una cárcel que se suponía que debía ser desmantelada- incluso fue una de las promesas de Barack Obama, que le valió el premio Nobel de la Paz en 2009- pero que continúa siendo objeto de denuncias de violaciones de libertades y derechos humanos. 

El ataque, que ocurrió en una zona cercana al World Trade Center, dejó un saldo de 8 muertos y 11 heridos. Saipov, de 29 años,  está vinculado con el Estado Islámico y se radicalizó viviendo en los Estados Unidos, país al que llegó en 2010; un dato que Trump piensa utilizar para radicalizar su campaña de visados contra ciertas nacionalidades.