Un tren descarriló en su entrada a la ciudad italiana de Milán y el saldo hasta el momento es de cuatro muertos y un centenar de heridos, de los cuales 10 se encuentran en estado crítico. 

Dentro de los vagones siniestrados se encuentran aún varias personas que están siendo socorridas por los equipos de emergencia y bomberos que se desplazaron inmediatamente a la zona, a la que llegaron unos veinte medios, entre ambulancias y helicópteros.

 

El tren de la compañía "Trenord", que partió de la ciudad de Cremona, descarriló entre los municipios milaneses de Pioltello y Segrate en torno a las 07.00 locales (06.00 GMT) y transporta habitualmente a trabajadores que se desplazan a Milán.

Medios italianos han especulado que el mal funcionamiento sel sistema de cambios de vías pudo haber provocado la tragedia, que se produjo en una zona de rectas, aunque ya se inició una investigación para entender qué sucedió.