Un bombardeo químico con gas sarín en la norteña ciudad de Jan Sheijun, provincia siria de Idlib provocó la muerte de 58 civiles, 11 de ellos niños.

 

El régimen de Bashar Al Assad dio la orden de atacar la zona que es considerada un bastión rebelde aunque negó haber utilizado armas químicas. Sin embargo, en las fuertes imágenes difundidas por la periodista Sophie McNeill, corresponsal australiana de la cadena de noticias ABC News puede verse el efecto nocivo del sarín. 

 

 

"¿Por qué publico esto? Esperando que los expertos puedan decirnos qué significan estas pruebas", señaló McNeill en su cuenta de Twitter con las crudas imágenes que se viralizaron internacionalmente y encendieron el alerta de los Organismos de Derechos Humanos. 

La Coalición Nacional Siria, la principal institución opositora reconocida internacionalmente, llamó al Consejo de Seguridad de la ONU a "convocar una reunión de emergencia [...] abrir una investigación inmediata y adoptar las medidas necesarias para asegurar que los funcionarios, los perpetradores y sus respaldos rindan cuentas".

Gas sarín 

Su descubrimiento data de 1938 en Alemania y no se encuentra en el medio ambiente de forma natural. Surgió en Wuppertal-Elberfeld  en un intento de fabricar insecticidas más potentes. El sarín es volátil y ataca al sistema nervioso. 

La muerte al entrar en contacto con este gas suele producirse como resultado de asfixia debido a la incapacidad de hacer funcionar los músculos implicados en la respiración.