Una polémica surgió en Costa Rica y se extendió internacionalmente, tras la publicación de un boletín del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en el que advertía a las mujeres de ese país no vestir prendas provocativas para evitar ser víctimas de violación.

El "manual" llevaba como título "recomendaciones para evitar que las mujeres sean violadas" y en uno de sus puntos advertía "no vestir prendas demasiado sugestivas o provocativas".

 

Tras la polémicas y las fuertes críticas, el texto fue retirado de la página y según dijo en conferencia de prensa el director del OIJ, Walter Espinoza, se trató de un error técnico, ya que es un documento del año 2004 que fue traspasado de otra página de la entidad cuando se estaba creando un nuevo sitio.

Incluso, la Comisión de Género del Poder Judicial emitió un comunicado desaprobando el afiche y afirmando que "la forma en que las mujeres visten no constituye el origen ni justifica de ninguna forma los delitos sexuales".

 

Por su parte, la magistrada Doris Arias, coordinadora de la Comisión de Género, dijo en el comunicado que los delitos sexuales "se originan en la cosificación de las mujeres, la misoginia y las relaciones de poder producto del sistema patriarcal imperante".

 

 

(EFE)