Decenas de parejas del mismo sexo se besaron simultáneamente el miércoles a las afueras de un lujoso centro comercial de la capital de Colombia, en la más reciente manifestación para exigir respeto a los derechos de la comunidad LGBT en el país sudamericano.

El “besatón” se realizó días después de que un hombre agredió a dos jóvenes de alrededor de 20 años en el centro comercial Andino, empujándolos, insultándolos y acusándolos de acariciarse frente a un grupo de niños.

 

¿ QUÉ PASÓ EN EL CENTRO COMERCIAL ANDINO ? / Declaraciones Petro Costa - Esteban Carrillo

 

Esteban Miranda y Nicolás Téllez, negaron la acusación y afirmaron que solo estaban abrazados y tomados de la mano al igual que las muchas otras parejas heterosexuales que recorren el centro comercial. De inmediato llamaron a la policía para que los protegiera de su agresor, en cambio fueron multados por exhibicionismo.

El miércoles en la noche, centenares de activistas ondearon banderas arcoíris y se reunieron frente a una de las entradas del centro comercial, gritando lemas a favor de los derechos de las personas gay.

“Dar un beso no es un crimen”, dijo Paola Gutiérrez, que llevaba un par de tirantes con los colores del arcoíris. “Nosotros lo único que queremos es que no hayan tantas divisiones sociales y mucho menos por una orientación sexual”.

Colombia es uno de los países más liberales de Sudamérica en cuanto a legislaciones LGBT. Las parejas del mismo sexo pueden formar uniones civiles y adoptar niños, lo que no ocurre en países vecinos como Venezuela y Perú.

Sin embargo, expertos afirman gran parte de la población colombiana aun percibe la homosexualidad de manera negativa, lo que provoca frecuentes casos de discriminación.

Gutiérrez dijo que con frecuencia los hombres las acosan verbalmente cuando ella y su novia caminan tomadas de la mano.

Otro manifestante, Nicolás Lara, dijo que alguna vez lo enviaron al psiquiatra en un hospital público luego de decirle al doctor que tenía relaciones con otros hombres.

“Esto es algo que no tiene que pasar en el siglo XXI”, declaró Lara. “Tenemos que tener más tolerancia y aceptar las diferencias”.