REUTERS.

The Saturday Telegraph de Australia informó en una revelación de documentos que fue reproducida por un diario de Inglaterra, Daily Mail, que China suprimió o destruyó pruebas del brote de coronavirus.

El informe tiene 15 páginas y fue elaborado por gobiernos occidentales que investigaron el contagio de la COVID-19 y su origen.

En el informe se da cuenta de cómo el gobierno chino encubrió la información silenciando o “desapareciendo” médicos que se referían al respecto, destruyendo pruebas de la relación del virus con laboratorios y negándose a proporcionar muestras para buscar una vacuna a científicos internacionales.

En el informe se basan en la veracidad de la información al destacar la “negación mortal de la transmisión entre seres humanos”, el silenciamiento o la “desaparición” de los médicos y científicos que opinaron al respecto, la destrucción de pruebas del virus de los laboratorios de estudios genómicos y el “blanqueo de los puestos del mercado de la fauna silvestre”, junto con la negativa a proporcionar muestras de virus vivos a los científicos internacionales que trabajan en la elaboración de una vacuna.

La negación por parte de las autoridades de la transmisión entre humanos en las primeras etapas del brote en Wuhan es uno de los temas más cuestionados y revela que China tenía “pruebas de transmisión entre humanos desde principios de diciembre”, pero siguió negando que pudiera propagarse de esta manera hasta el 20 de enero.

Comenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no cuestionó esas afirmaciones, aunque tenía la expresa preocupación al respecto por parte de Hong Kong y Taiwan.

Ante la expansión del virus, el país asiático buscaba intentar hacer desaparecer en secreto todo rastro de la epidemia mientras al mismo tiempo minimizaba la amenaza a nivel mundial. De hecho, refiere a un memorándum donde la Comisión Nacional de Salud de China ordenó destruir las muestras muestra del virus.

Siempre según el material, se revela que el virus se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, cerca del mercado del que dicen que proviene. Asegura que en 2013 ya se estudiaron en murciélagos una muestra con una gran coincidencia genética, del 96 %, con la COVID-19 y que en 2015 se descubrió que era transmisible de murciélagos a humanos.

Por nombrar algunos ejemplos, se sabe que ña Investigadora del Instituto de Virología de Wuhan, Huan Yan Ling, posiblemente el paciente cero de la pandemia, desapareció misteriosamente y su biografía fue borrada del sitio web del laboratorio. El Instituto niega que haya sido el paciente cero, comenta que está viva pero que no sabe nada de ella desde entonces.

El empresario Fang Bin, el abogado Chen Qiushi y el ex periodista de la televisión estatal, Li Zehua, están detenidos en centros extrajudiciales por opinar públicamente sobre la respuesta China a la situación.

DESAPARECIDOS POR DENUNCIAR LAS MENTIRAS DENTRO DE CHINA

Cinco agencias de inteligencia occidentales revelan mentiras de China por el coronavirus