El intendente de San Pablo, Bruno Covas, promulgó una ley municipal aprobada por la cámara de concejales destinada a anticipar para mañana y el jueves los feriados de Corpus Christi, 11 de junio, y del Día de la Conciencia Negra,el 20 de noviembre para favorecer el aislamiento y disminuir la curva de contagios.

San Pablo registró este martes 324 muertos en las últimas 24 horas, un récord, llevando las víctimas fatales a 5147, con 65.995 casos.

El gobernador paulista, Joao Doria, Partido de la Social Democracia Brasileña, se resiste al aislamiento obligatorio. Sin embargo está enemistado con el presidente Jair Bolsonaro que se niega a aceptar el cierre de comercios.

El estado de San Pablo, principal motor económico de Brasil, al que le aporta un tercio del PBI con 46 millones de habitantes, tiene más de 4.700 muertos y superó a China y México en cantidad de fallecidos.