Luego que el juez Sergio Moro dictara la orden de detención contra el expresidente más popular de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, el Partido de los Trabajadores convocó a una inmediata movilización general, y miles de brasileños se acercaron al Sindicato de los Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, en apoyo al perseguido exmandatario.

Al respecto, el expresidente se acercó este jueves por la noche hasta el sindicato, donde pasaría la noche, según el periodista Kennedy Alencar citado por Infobae. Lo acompaña la exmandataria Dilma Rousseff y otros miembros del PT.

La orden del magistrado prevé que el líder del PT, condenado a 12 años y un mes de prisión por supuesta corrupción, se presente de forma voluntaria ante la Policía Federal de Curitiba, con un plazo máximo que expira este viernes a las 17.