"Cometimos errores y hay que hacer más cosas. Hubo una brecha de confianza entre Facebook y la gente que comparte los datos y espera que la protejamos. Lo tenemos que arreglar", fue la primera - y esperada- respuesta de Mark  Zuckerberg ante la enorme crisis internacional que lo llevó a una estrepitosa caída socioeconómica. 

En el posteo publicado por Zuckerberg- que está presionado por diversos Gobiernos para dar explicaciones- se destaca que “Hubo una ruptura de la confianza entre Kogan, Cambridge Analytica y Facebook. Pero también hubo una brecha de confianza entre Facebook y la gente que comparte los datos con nosotros y espera que la protejamos. Tenemos que arreglarlo”.

Y agrega que ya en 2014 se hicieron cambios para limitar el acceso de las aplicaciones a la información privada de los usuarios y que cuando en 2015 la empresa fue alertada por el diario The Guardian que el trabajo de Kogan había sido transferido a Cambridge Analytica, se prohibió su empleo y se solicitó a ambos que destruyesen “todos los datos recogidos de forma impropia” y que lo certificasen.

 

 

“Y ellos proporcionaron los certificados”, indica Zuckerberg que subrayó en el texto difundido: “La empresa [Cambridge Analytica] nos dijo que ya la había destruido y aceptó una auditoría”. 

“Tenemos la obligación de proteger tus datos y si no somos capaces entonces no merecemos servirte”, afirma Zuckerger que deberá dar mayores explicaciones ante las presiones gubernamentales.