Las autoridades de San Pablo confirmaron la muerte de una persona a raíz de un incendio de grandes proporciones en un rascacielos de 26 pisos, el cual se derrumbó parcialmente. Las llamas eran tan altas que afectó a otro edificio cercano, ambos ubicados en la región de la República, en el centro de la ciudad.

La construcción, que anteriormente se utilizaba como sede de la Policía Federal, estaba ocupado por unas 50 familias y al menos tres personas podrían estar desaparecidas.  "Hay posibilidad de otras víctimas", afirmó el coronel del Cuerpo de Bomberos Max Mena a los medios locales.

 

 

La única persona que perdió la vida es un hombre que estaba siendo rescatado por los bomberos cuando la estructura se desplomó. "Estábamos intentando salvarlo, pero desgraciadamente se vino abajo junto con el edificio. Fue un intento rápido, habilidoso, por cuestión de segundos no lo conseguimos", agregó Mena.

El incendio se inició alrededor de la 1.30 hora local -4.30 GMT- y dos horas más tarde colapsó la estructura.

 

 

En el lugar trabajan 57 camiones de bomberos que combaten las llamas del segundo edificio, el cual fue evacuado y hasta el momento no corre riesgo de derrumbe. La ruta y las calles cercanas han sido cerradas y los residentes de un hotel que se encuentra a pocos metros del incendio debieron ser evacuados.