Después de lo ocurrido con el pasajero David Dao  que fue violentamente expulsado de un vuelo de United Airlines que tenía sus asientos sobrevendidos, ahora la prensa de Estados Unidos se hizo eco de un nuevo caso de una pareja que fue sacada de otro vuelo por un agente federal. 

Mientras desde la compañía informaron que la pareja trató repetidamente de sentarse en asientos más caros, por los que no habían pagado, y que no siguió las instrucciones de la tripulación, según señaló el canal de noticias KHOU 11 en Houston, los pasajeros expulsados tienen otra versión de los hechos. 

Michael Hohl y su prometida, Amber Maxwell habían comprado sus pasajes para viajar a Costa Rica donde pensaban casarse. Sin embargo, cuando suben al vuelo asignado se encontraron con había una persona recostada utilizando sus asientos. 

 

 

La pareja que fue obligada a bajar del avión
La pareja que fue obligada a bajar del avión

 

La pareja decidió  cambiarse a otros asientos vacíos en la cabina económica a unas filas de distancia, pero la tripulación del vuelo rechazó su solicitud de pagar la diferencia , que United ofrece como "económico plus", y les dijo que regresaran a sus lugares originales. 

"Pensamos que no era un gran problema, no es como si estuviéramos intentando pasarnos a un asiento de primera clase", contó  Hohl en diálogo con KHOU. Y agregó: "Simplemente estábamos en una fila en la sección económica a unas pocas filas de nuestro asiento en la misma sección". 

Al no poder sentarse en los lugares que figuraban en sus tickets fueron bajados del vuelo por un agente federal. Recién pudieron viajar al día siguiente tras un reclamo a la compañía que por el momento no dio explicaciones.