Sharon Stone, de 61 años, revivió una de las escenas más famosas de su carrera y de la historia del cine durante su participación en la gala de los premios GQ Hombres, que se llevó a cabo en Berlín Alemania, donde además fue galardonada como la "Mujer del Año".

La escena pertenece a la película "Bajos Instintos", estrenada en 1992, donde el personaje que interpreta, Catherine Tramell, es sometida a un interrogatorio, momento en que su cruce de piernas quedó inmortalizado para siempre.

 

 

“Ha llegado el momento de que decidan quiénes son. Ya es hora de decidir qué van a hacer con la parte más tierna, importante, hermosa, salvaje, apasionada e importante de ustedes mismos. ¿Qué van a hacer con ella?”, dijo la actriz mientras recreaba la escena.

Además, Stone reveló cómo se llevó a cabo la escena: "Estaba sentada en el set y mi director me dijo, ‘¿Puedes pasarme tus bragas, porque se ven en la escena y no deberías llevarlas, pero tranquila que no veremos nada’”.