Tras la muerte de Justina Lo Cane, Migue Granados expresó su bronca a través de Twitter aunque lo hizo de una manera que generó polémica por meterse con las creencias individuales de muchas personas. 

"En una de las últimas fotos de Justina internada vemos un montón de estampitas en su cuarto. Ni Dios, ni Jesús ni María la salvaron. Dejemos de rezarle a estos putos de mentira y donemos los órganos. Adiós.", escribió Migue que inmediatamente fue cruzado por muchas personas. 

 

 

 

Más tarde se vio obligado a "matizar" su descargo al plantear que tuiteó en un "estado de calentura"

 

 

Pero lo que realmente llamó la atención fue el reto público que recibió de su padre, el humorista Pablo Granados que sentenció: "Vos si querés no reces @miguegranados. Pero no te cagues en la fe de todos los que pensamos distinto. Dejá que cada uno haga con sus creencias y su fe lo que quiera. Beso, te amo".