"Soy mujer, madre y feminista, elijo mi profesión como vos elegís la tuya. Amo La Revista", escribieron en conjunto, entre otras, Bianca Iovenetti, Flor Marcasoli, Denise Cerrone y la propia Jorgelina Quiles- a raíz de quien se desató la polémica-: todas vedettes que participan en la obra del criticado Santiago Bal,

 

El problema se inició cuando se difundió el sketch del ex de Carmen Barbieri  que busca una pulga- que tiene como mascota- y que va a parar al cuerpo de una voluptuosa mujer (Quiles) sentada en la primera fila de la platea.

En la obra, la bailarina y actriz sube al escenario y se desviste en escena hasta quedar sólo con un culote de encaje negro. Pero como la pulga no aparece, Bal le exige a su compañera en medio de la sala del teatro Olympia: "Hagamos una cosa, señora. Yo te las tengo [las tetas], sáquese usted la bombacha".

"Gracias a Dios tengo la posibilidad de elegir qué hacer y qué no, porque tengo un equipo atrás que me cuida y respeta. Además de una familia que va todas las noches a verme y jamas sintió que se me faltara el respeto o se me denigrara", planteó Quiles después del escándalo que se desató en las redes sociales y en los medios por la escena. 

 

 

Y la joven marplatense destacó: "La protagonista del sketch es la pulga, no yo. Mi cuerpo en ningún momento es tomado para la risa o para hacer un chiste y la pulga termina estando en el elástico de la bombacha".

Tras el escándalo Omar Suárez consideró levantar esa escena de su obra, aunque el conflicto interno no cesa; y fueron las propias vedettes las que pidieron que se respete el guión tal y como está escrito para la obra: "Cocodrilo, circo y varieté" .