Para muchos es imposible no recordar su infancia sin el sonido de fondo de 'Rapidísimo'. Bastaba subir a un taxi o al colectivo para escuchar las risas estentóreas y la voz inconfundible de Larrea. El locutor sigue en actividad aunque sin el éxito de antes, y como invitado en 'Intratables' habló de la forma en que crió a sus hijos.