El hijo del narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria,  habló desde su exilio en Buenos Aires y criticó la popular serie de Netflix sobre la vida de su padre al afirmar que "Les hacen creer a los jóvenes que mi papá se la pasó de rumba y de fiesta". 

"Está llena de errores. Para empezar: yo no era un niño. En la serie parezco Benjamín Button, cada vez soy más chiquito, aparento ocho años. Yo tenía 16 años cuando murió mi padre. Y me enteraba de todo. Él siempre me contó que era un bandido, un narco. Veíamos la televisión y no le temblaba la voz al decirme: esa bomba la puse yo. Y discutíamos", aseguró Juan Pablo Escobar al diario El País. 

 

Y agregó: "Mi padre era mucho más cruel de lo que se refleja en la serie. Sometió a un país con el terror (...) Hay miles de víctimas y un país detrás que merece respeto. Están inculcando una cultura en la que parece que ser narcotraficante es 'cool'. Me están escribiendo jóvenes de todo el mundo que me dicen que quieren ser narcos y me piden ayuda. Me escriben como si yo vendiera 'tickets' para ingresar a ese mundo" 

 

 

Tras la muerte de Escobar, que, según Juan Pablo, se suicidó al verse rodeado por la policía, logró salvarse junto a Marroquín y su madre al entregar todo que tenían al Cartel de Cali: "Les pedimos que nos dejaran vivir. Yo fui con mi madre a esas reuniones. Nos exigieron que entregáramos la totalidad de los bienes como parte del botín de guerra. Ellos sabían todo lo que tenía mi padre. La consigna era simple: si esconden una sola moneda les matamos. Así salvamos nuestra vida".