En una reciente entrevista que Cate Blanchet concedió a la CNN fue consultada sobre cómo afrontaba el hecho de ser una defensora de movimientos como el #MeToo o el Times'Up- movimientos que ganaron fuerza a partir del destape de los abusos del productor Harvey Weinstein en Hollywood- y al mismo tiempo seguir apoyando al mediáticamente cuestionado Woody Allen. 

La actriz respondió que "no sabía nada de esas acusaciones" realizadas por Dylan Farrow; cuando ella estuvo trabajando con el cineasta en 2013 durante el rodaje de Blue Jasmine, una cinta que la llevó a conseguir el Oscar, el Globo de Oro y el BAFTA a Mejor actriz.

 

"No creo que me haya quedado callada. Cuando trabajé con Woody Allen, no sabía nada de las acusaciones, salieron cuando se estrenó la película y en su momento dije que era una situación muy dolorosa y complicada para la familia, que espero que sean capaces de resolver", aseguró Blanchett.

Aunque agregó: "Y si estas acusaciones necesitan reexaminarse, algo que, según tengo entendido, ha pasado por los juzgados, estoy absolutamente a favor de que se reabra el caso... Estos abusos deben ir a los tribunales". Y sentenció: "Las redes sociales son fantásticas para concienciar a la gente, pero no son juez y jurado".