Jimena Barón debió suspender sus shows y tuvo que pedir asistencia psicológica y psiquiátrica según expresó el comunicado emitido por la empresa que maneja su carrera.

La polémica campaña publicitaria para su nueva canción mostraba a la cantante en un cartel similar a los panfletos para servicios de prostitución y de esta manera dar a conocer su tema “Puta”.

En las últimas horas se conoció que Jimena Barón decidió borrar todas las publicaciones de su perfil de Instagram que hacía referencia a esta campaña publicitaria.

 

El comunicado

Atelofobia Producciones informa que lamentablemente Jimena no se siente emocionalmente en condiciones de realizar los shows. Pidió asistencia psicológica y psiquiátrica. Luego de la evaluación profesional le fue contraindicado realizar los próximos espectáculos.

Se le indica reposo, medicación sedativa y acompañamiento de sus seres queridos en su casa. También se le recomendó aislamiento de los medios y las redes sociales hasta tanto recupere su fortaleza. A Jimena le resultó imposible procesar emocionalmente el grado de violencia que recibió a través de algunas expresiones que se hicieron en las redes sociales y algunos medios de comunicación. Consideramos que se atravesó un límite que debió ser inquebrantable. El hostigamiento, la violencia y las amenazas que involucran a Jimena y a su familia generan un amedrentamiento extorsivo y aterrador.