Ver la obra de Knigth es quedar inmerse dentro de un bosque que despierta tu imaginación desde distintos costados, la sexualidad, el deseo, la lujuria, la pasión y las ganas de ser parte de la obra y experimentar con los cuerpos desnudos y atados. La sensación es mágica por donde la veas, el artista logra con éxito y grandeza ir más allá del arte para despertar en el y la espectadora y en los lienzos humanos, que son parte de la obra, el interés por la milenaria tradición del shibari.

En japonés, "Shibari" significa "atar". El significado contemporáneo de Shibari describe una forma artística japonesa antigua de la esclavitud de la cuerda. A finales de 1800 y principios de 1900 en Japón surge una nueva forma de arte erótico que lo llaman Kinbaku, y tenía que ver con la esclavitud. Hoy a este arte se le llama Shibari.

 

 

El aparejo del estilo de Shibari crea patrones geométricos y formas con la cuerda que contrastan maravillosamente con las curvas naturales del cuerpo humano. Las cuerdas y su textura proporcionan contraste a la piel lisa y curvas. En Shibari, el modelo es el lienzo, la cuerda es la pintura y el pincel. 
 
El posicionamiento de los nudos en lugares apropiados estimula puntos de presión en el cuerpo, muy similar a las técnicas de acupuntura y Shiatsu, una forma de masaje japonés. Algunos creen que una experiencia de Shibari también estimula el flujo y la transferencia de energía.

 

 

La práctica multidisciplinaria de Knight abarca varias áreas: instalación, escultura y medios fotográficos. El artista nacido en Australia crea cuadros de redes que conectan la idea del placer, la entrega, la pasión y el erotismo. Generalmente, sus obras incluyen el uso de la esclavitud de la cuerda, pero mostrando el costado erótico de esta técnica y recreando el placer de las partes involucradas en el juego de la pasión. Eso genera en el espectador y en el propio Knight una visita mágica a ver la realidad de esos cuerpos disfrutando la intimidad en diversas dimensiones.
 
 En su obra "El Bosque Encantado" cada persona está atada dentro de un árbol suspendido construido a partir de rocas y cuerdas en el que cada árbol individual forma parte de una secuencia que se completa al ver todo el bosque. *

 

 

 


 

 

*Por Francesca, especialista en sexualidad y directora de la boutique Erotique Pink.